Consumo Subaru Forester 2.0D (2013) 147cv

Nuevo testimonio de consumo esta vez del propietario del blog en su trayecto habitual al trabajo, ida y vuelta. Tengo que decir que en el trayecto de vuelta a casa el consumo casi siempre es mayor, lo que achaco al desnivel entre un sitio y otro. El cálculo del ordenador suele ser acertado +- 0,2l/100km.

  • Modelo: Subaru Forester 2.0D manual, año 2013
  • Motor: Diesel 2.0 147cv

Trayecto de ida

  • Consumo registrado: 4,9l/100km (ordenador)
  • Condiciones: 13km, 75% circunvalación, 25% ciudad, sin atascos, conducción suave, velocidades legales (80-100km/h en circunvalación), arranque con motor templado.

consumo-forester

Trayecto de vuelta

  • Modelo: Subaru Forester 2.0D manual, año 2013
  • Motor: Diesel 2.0 147cv
  • Consumo registrado: 5,9l/100km (ordenador)
  • Condiciones: 13km, 75% circunvalación, 25% ciudad, sin atascos, conducción moderado-rápido, arranque con motor frío (5 horas parado).

consumo-forester2

Resumen

Como os dije, hay 1l/100km de diferencia entre trayecto de ida y vuelta, pero hay que tener en cuenta que a la vuelta salía con el motor prácticamente frio y el ritmo ha sido más rápido en la vuelta (llegaba tarde a recoger a los niños del cole).

La media entre ida y vuelta sale a 5,4l/100km, lo cual no está nada mal para un SUV.

También puede verse el consumo medio con el depósito actual tras unos 500km recorridos (6,2l/100km).

Puedes ver una comparativa del consumo del Forester Diesel junto con otros SUVs del mismo segmento en una publicación anterior.

Puedes dejarnos tu propio testimonio de consumo desde nuestro formulario de contacto.

Anuncios

Comparativa de consumos diesel: SUVs compactos vs. berlinas

Es muy habitual leer comparativas y análisis en las que critican lo injustificado de la popularidad de los SUVs cuando son vehículos que, en la mayoría de los casos, proporcionan capacidades todoterreno muy limitadas a cambios de un mayor precio de compra, coste de mantenimiento y menores capacidades dinámicas comparados con las berlinas tradicionales.

Si bien no quitamos la razón a este tipo de análisis, en muchos casos acertados, en este blog opinamos que el usuario debe adquirir el vehículo con el que se sienta más a gusto, aunque, en el caso de los SUVs el motivo esté justificado sólo por la mejor visibilidad en estos vehículos o sus capacidades todocamino o, simplemente, por la facilidad extra para aparcar encima de la aceras 🙂 Eso sí, los usuarios/compradores deben contar con la información más fiable posible.

En los mencionados análisis un aspecto que se suele destacar de los SUVs es su elevado consumo de combustible con respecto a las berlinas de su misma clase y potencia similar. En esta comparativa ponemos frente a frente 16 berlinas diesel populares y comparamos los consumos con 16 SUVs diesel que ya hemos analizado en una comparativa anterior. Veremos si los consumos de los SUVs son tan elevados como dicen algunos respecto a las berlinas y qué vehículos salen mejor parados de esta comparativa.

Criterios

Nos centraremos en berlinas de tamaño medio y SUVs compactos ya que son comparables en disponibilidad de espacio interior y comodidades. Analizamos motorizaciones diesel entre 130 y 160CV, esto es, una gama de potencias medias, y así aprovechamos los datos de SUVs analizados en nuestras comparativas anteriores. Como siempre, los datos de consumo real han sido extraídos de spritmonitor.de y, por tanto se trata de consumos reales basados en las estadísticas de los usuarios.

Tipo de combustible Diesel
Potencia De 130 a 160 CV
Años Desde 2013
Unidades consumo l/100km

Datos de consumo

La tabla mustra los datos de consumo de cada modelo analizado. Son consumos medios registrados por los usuarios indicando el número de usuarios en que se basan las estadísticas para cada modelo. El tipo es “BER” para berlinas y “SUV” para SUVs o todocaminos.

No. Marca Modelo Tipo Usuarios Consumo

1

Peugeot 508 BER

6

5,68

2

Skoda Octavia BER

229

5,89

3

Mazda 6 BER

35

5,94

4

BMW 3er BER

66

6,01

5

Renault Megane BER

25

6,05

6

Seat Exeo ST BER

14

6,11

7

Open Insignia BER

61

6,42

8

Subaru Forester SUV

13

6,42

9

Renault Laguna BER

7

6,45

10

Volkswagen Passat BER

127

6,48

11

Ford Mondeo BER

26

6,59

12

Mitsubishi ASX SUV

38

6,63

13

Audi A4 BER

50

6,67

14

Mercedes CLA-Klasse BER

4

6,67

15

Nissan Qashqai SUV

108

6,68

16

Skoda Superb BER

55

6,82

17

Honda CR-V SUV

24

6,83

18

Skoda Yeti SUV

53

6,88

19

Kia Optima BER

5

6,93

20

Hyundai i40 BER

10

6,94

21

Mazda CX-5 SUV

146

7,00

22

Ford Kuga SUV

55

7,00

23

Volkswagen Tiguan SUV

99

7,07

24

Toyota Avensis BER

5

7,08

25

BMW X3 SUV

3

7,27

26

Audi Q5 SUV

11

7,29

27

Mitsubishi Outlander SUV

21

7,37

28

Renault Koleos SUV

6

7,54

29

Land Rover R.R. Evoque SUV

24

7,64

30

Toyota RAV4 SUV

12

7,69

31

Hyundai ix35 SUV

18

7,73

32

Kia Sportage SUV

36

7,88

Análisis

Como cabía esperar, en general las berlinas presentan un menor consumo que los SUVs. De los 32 vehículos comparados, los 7 que menos consumen son berlinas mientras que los 8 que más son SUVs.

El consumo medio de las berlinas analizadas es 6,42l/100km mientras que el de los SUVs es de 7,18l/100km. Esto significa que, en promedio, podemos esperar que un SUV consuma casi un litro más que una berlina del mismo segmento. Esto se traduce en unos 250€/año para un conductor que haga 20000km al año a un precio del combustible de 1,3€/l. Entre la berlina que menos consume (Peugeot 508) y el SUV que más consumo (Kia Sportage) hay unos 2l/100km de diferencia.

Pero estos datos hay que tomarlo con mucho cuidado ya que los resultados particulares varían de forma considerable de un vehículo a otro. Por ejemplo, el Subaru Forester, el Mitsubishi ASX y el Nissan Qashqai presentan consumos muy próximos a la media de las berlinas mientras que algunas berlinas como el Kia Óptima, el Hyundai i40 o el Toyota Avensis presentan un consumo superior al de varios de los SUVs analizados.

¿Quiere esto decir que dentro del mismo segmento hay SUVs que consumen menos que berlinas en las mismas condiciones de conducción? Podría ser en algún caso, pero no podemos olvidar que hablamos de consumos reales medios por los propios usuarios donde influyen tanto las características técnicas de los vehículos como las condiciones de conducción, y cabe esperar que las condiciones medias de uso de un SUV frente a una berlina cambien incluso conducidos por el mismo propietario. Así, el mejor comportamiento dinámico de las berlinas seguramente hace que la velocidad media a la que son conducidas es seguramente mayor que en el caso de los SUVs y esto hace que las diferencias de consumo previsibles no sean tan abultadas como cabría esperar.

En resumen, podemos decir que en general un SUV va a consumir más que una berlina de su mismo segmento, pero el comprador para el que el consumo sea un factor importante debe comprobar los datos concretos porque exiten SUVs que realmente tienen consumos muy competitivos incluso comparados con algunas berlinas, como el Subaru Forester cuyo consumo en esta comparativa coincide con la media de las berlinas analizadas.

Otra comparativa interesante es la de SUVs y monovolúmenes del mismo segmento, ya que muchos compradores se debaten entre unos y otros, pero esto lo dejamos para una próxima entrega.

Eso es todo y espero que os haya gustado la comparativa.

Los SUVs que más “mienten” en sus consumos oficiales

Hoy completamos nuestro análisis de consumos reales de SUVs compactos de febrero incluyendo los consumos medios combinados oficiales proporcionados por los fabricantes. Los resultados son previsibles pero no por ello menos sorprendentes ya que algunos fabricantes anuncian consumos que están muy lejos de los consumos reales obtenidos por los usuarios.

Recordamos que nuestros consumos reales están extraídos de spritmonitor.de mientras que los consumos oficiales han sido obtenidos de coches.net. Los consumos reales corresponden a modelos 4×4 siempre que estén disponibles y a potencias de 150cv o aquella disponible en el rango analizado de 130 a 160cv, por lo que las desviaciones pueden considerarse conservadoras.

Consumos

En este caso, para la comparación que nos interesa, ordenamos los vehículos de mayor a menor desviación respecto del fabricante por lo que los primeros de la lista son los vehículos que más “mienten” respecto del consumo real.

Marca Modelo Usuarios Media Media
fabric.
% desv.
1 Land Rover R.R. Evoque 24 7,64 4,90 56%
2 BMW X3 3 7,27 5,00 45%
3 Hyundai ix35 18 7,73 5,50 41%
4 Kia Sportage 36 7,88 5,70 38%
5 Mitsubishi Outlander 21 7,37 5,40 36%
6 Nissan Qashqai 108 6,68 4,90 36%
7 Mazda CX-5 146 7,00 5,20 35%
8 Ford Kuga 55 7,00 5,40 30%
9 Audi Q5 11 7,29 5,90 24%
10 Volkswagen Tiguan 99 7,07 5,90 20%
11 Renault Koleos 6 7,54 6,40 18%
12 Honda CR-V 24 6,83 5,80 18%
13 Toyota RAV4 12 7,69 6,60 17%
14 Mitsubishi ASX 38 6,63 5,80 14%
15 Subaru Forester 13 6,42 5,70 13%
16 Skoda Yeti 53 6,88 6,30 9%

Análisis

No es sorprendente que los vehículos que menos mienten son casi siempre los que menos consumo tienen. Entre estos están el Skoda Yeti, el Subaru Forester y el Mitsubishi ASX, los tres con desviaciones de menos del 15%. Estas desviaciones son más que razonables teniendo en cuenta que los consumos reales de los usuarios no tienen por qué ajustarse a las pruebas oficiales de conducción mixta.

Por otro lado los más mentirosos son el Land Rover Evoque, el BMW X3 y el Hyundai ix35 con consumos reales superiores en un 40% a lo anunciado por el fabricante. Estas diferencias seguro que han dado un susto a muchos usuarios de estos vehículos en lo que a consumos se refiere. El caso del Hyundai ix35 es especialmente destacable como ya comentamos en nuestro anterior análisis al tratarse un modelo de menor potencia que la mayoría de sus rivales (136cv) y que anuncia uno de los consumos más bajos pero la realidad es bastante diferente al consumo que cabría esperar.

Finalmente, hay 5 modelos más a los ya mencionados que tienen desviaciones superiores al 30% lo que confirma el mensaje tantas veces repetido en los foros especializados según el cual no hay que fiarse de los consumos oficiales.

Espero que os haya servido este análisis.

Un saludo.